Miky Calero: La Vida en fotografías

 

Archivo

Miky, inquieto y fascinante, poseedor de una virtud demente hacía la fotografía, no encaja en Cali y con intermitencia se va instalando en Bogotá para trabajar con la Moda y con personajes de este mundo, entre ellos, Humberto Quevedo, Pilar Castaño y Lina Botero, quienes han sido sus grandes amigos.

“La vida en sí no es la realidad. Somos nosotros quienes ponemos vida en piedras y guijarros.”

Frederick Sommer

Por: Carolina Londoño Carvajal

 Como si estuviera narrando una película, Mikycito, como le llaman sus “parceros” del alma, nos cuenta fervientemente sobre su vida y la poesía de su fotografía, lenguaje con el que alguna vez estuvo ligado a diferentes personajes de esa farándula colombiana de los años 80`s y 90`s. Respiró el aire capitalino por un tiempo y como buen caleño, regresó a este valle para descansar, seguir con sus proyectos y su locura.

Siendo muy “pelao”, este artista bohemio comenzó como el baterista de una banda de rock, pero luego cogió una cámara y decidió capturar rostros, gente por ahí. A finales de los 70`s, emprende su viaje a Estados Unidos donde estudia fotografía publicitaria en el Art Institute de Florida y realiza sus primeros pinos, trabajando al lado de su hermana Anita Calero, quien también es fotógrafa. Es así, como en su búsqueda y sus experiencias fuera del país, Miky Calero, encuentra esa magia de la fotografía, quedándose para siempre detenido en el tiempo.

Miky en su oficina

El regreso a Pance

No podía vivir lejos del Río Pance. Pensaba en esos tiempos de intenso calor de su Valle del Cauca, pensaba en la vida y en la bocanada espesa que se salía de la boca, viendo las aguas cristalinas que se tejían entre las piedras gigantes de ese río que nace en los Farallones de Cali; en su anécdota se arraiga un susurro de nostalgia de sus recuerdos de joven, “El que me trajo de regreso fue el río Pance. Para mí, el río desde mi niñez hasta que me fui, ha sido mi espacio ceremonial para todo en mi vida”.

Miky Maestro

Entre los ochentas y los noventas Miky, inquieto y fascinante, poseedor de una virtud demente hacía la fotografía, no encaja en Cali y con intermitencia se va instalando en Bogotá para trabajar con la moda y con personajes de este mundo, entre ellos, Humberto Quevedo, Pilar Castaño y Lina Botero, quienes han sido sus grandes amigos. Se convierte en el fotógrafo de las divas del momento, reinas y modelos, futbolistas y políticos. Crece y su experiencia lo lleva a ser uno de los favoritos y reconocidos en este ámbito en la capital.

Gran formato

Entre los retratos de personajes de la época, recuerda el recorrido de su quehacer fotográfico de la mano del Maestro Rayo, Oscar Muñoz, El Pibe, Sofía Vergara, “la niña Mencha”, entre otros, y Fanny Mikey, en donde junto a ella realizó la fotografía fija de “Tacones” una película del director Pascual Guerrero. Con ella, trabajó mucho tiempo fotografiando sus obras y monólogos en el Teatro Nacional de Bogotá. “Yo fui muy parcero de Fanny y estuvimos en muchas “farras” juntos ¡Con ella trabajar fue una verraquera!”.

Miky  5

DIVA “La revista para la gente egoísta”

 En una de esas tantas fiestas donde la locura estaba presente, Miky se reúne con sus amigos artistas para pasar el rato, de repente entre conversaciones y chanzas hablan de conformar un grupo de trabajo y se crea la revista Diva, un magazine a blanco y negro que en su contenido se podía contemplar el tratamiento que se le otorgaba a la fotografía de moda en el formato análogo de la década del 90, la cual contaba con escritos de interés cultural, entrevistas a personajes y la sección “Divagando”, con los sarcasmos e ironías del cineasta Luis Ospina y su curioso pseudónimo, Norma Desmond.

Miky Total

En la actualidad, este empedernido por la lente y la imagen reside en Cali con Mona y Niña, dos amigas caninas que lo envuelven en una sensación de ternura y tranquilidad. Regresó aquí, a su ciudad natal, ciudad que siente en su corazón como un amor desbordado, ciudad caliente, ciudad amable, ciudad caleña.

Miky Calero tiene esencia de indígena. En sus días, lucha por esa madre tierra que lo vio nacer, y lo hace reduciendo su huella de carbono. Amigable con la naturaleza, comprende que debe respetarla, cuidarla y recuperarla; esto surge con su voz y su opinión a través del programa radial “Verde que te quiero verde” de Oye Cali, también escribiendo como columnista ambiental en el periódico caleño El País y con sus proyectos fotográficos, como la Mariposa de la Paz, imagen por la que obtuvo un reconocimiento a nivel nacional en el 2013.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s